Adrenalina, emocion y una locación inmejorable, así inició Red Bull Cliff Diving desde Los Cabos.

¿De qué se trata esta sorprendente modalidad de clavados?

Consiste en una caída libre de más de 27 metros de altura combinada con increíbles acrobacias.

Los atletas deben desplegar sus habilidades para ejecutar saltos con una estética asombrosamente compleja. Sin protección alguna excepto su plena concentración y control físico que los llevará a la victoria.

El majetuoso y reconocido mundialmente, Arco de Los Cabos, fue el escenario de tan emocionante evento, siendo solo el preámbulo de un emocionante itinerario que llegará a: Inis Mór, Sao Miguel Azores, Polignano Amare, Texas, Mostar y Lago Ranco.

Los intrépidos participantes enfrentarán sus propios temores, poniéndo a prueba su estilo para sorprender al jurado con sus más avasallantes maniobras.

Ya divididos por categoría, los atletas deberán ejecutar 5 tipos diferentes de salto: de frente, invertido, de espaldas, hacia dentro y boca abajo, tomando en cuenta las posiciones del mismo así como el estilo de la caída.

Los atletas buscan sumar puntos en cada competición pues cinco jueces anotan cada inmersión según una escala de 0 a 10 y el total de las inmersiones realizadas se suman para producir el puntaje final de la competencia para cada deportista.

Los 6 primeros atletas en el raking general al final de temporada, se suman automáticamente para la próxima temporada de la Serie Mundial.

Los competidores de esta edición darán todo en esos saltos con el fin de destronar a los demás campeones del mundo.

Es aquí donde encontramos al mexicano Jonathan Paredes quién en 2016 conquistó la prueba inaugural, ha obtenido cuatro terceros puestos y fue subcampeón final. Jonathan ha demostrado tener las cualidades y técnicas bien pulidas para competir con los pesos pesados del clavadismo.

Clavar sus entradas en el agua, es casi seguro, uno de los rasgos que lo identifican y que lo colocaron como campeón del mundo. Su mayor salto con grado de dificultad, ha sido hacer una pirueta desde 30 metros, lo equivalente a 10 pisos de altura a través de las densas aguas de las cataratas Victoria.

Otro competidor que ha dejado impactado al público es David Colturi. Éste americano hace su magia desde un trampolín de 27 metros de altura, cuando David se lanza prefiere hacer el tipo de volteretas y piruetas que le han llevado a ser uno de los mejores y favoritos atletas de las Series Mundiales, desde 2012. Ha sido el saltador con menor edad en llegar al podio y el más joven en ganar un evento de tal magnitud.

Pese al incidente con su hombro, el pasado mes de octubre, este 2017 David Colturi va con todo esperando llegar a lo más alto y reclamar su trono.

Desde el 2014, los saltos de gran altura están considerados oficialmente por la FINA como deporte acuático y fueron comprobados por reglamentos correspondientes al mismo nivel de natación, nado sincronizado, natación en aguas abiertas incluso waterpolo.

Red Bull Cliff Diving continúa extendiéndose por todo el mundo y permanece tan aventurero e impresionante.